Tipos de plagas

De Control de Plagas
Saltar a: navegación, buscar

Una plaga hace referencia a cualquier especie de animal que produzca daños tanto económicos, físicos y a varios intereses de los seres humanos como la salud, produciendo terribles enfermedades, plantas cultivadas, materiales o medios naturales, animales domésticos, etc. Entre los tipos de plagas pueden encontrarse una amplia gama de animales como roedores (ratas, ratones, etc.), insectos (sean voladores o no), aves (como las palomas), y muchos más. Es por ello, que resulta primordial aplicar ciertas prácticas o métodos que permitan controlar, erradicar e incluso eliminar estos invasores.

Contenido

Insectos

Los insectos (Insecta) constituyen un tipo de animales invertebrados del filo de los artrópodos y se caracterizan por tener dos pares de alas (las cuales pueden reducirse o faltar), tres pares de patas y un par de antenas. La entomología es la ciencia que estudia los insectos. Estas pequeñas alimañas constituyen el grupo de animales más diverso de todo el planeta, contando aproximadamente con un millón de especies descritas, dos tercios más que el resto de los grupos de animales en total y con cálculos de hasta 30 millones de especies no descritas, lo cual representaría potencialmente más del 90 % de las formas de vida del mundo. Se ha descubierto recientemente que la cifra de insectos por descubrir es mucho más baja, oscilando entre 6 y 10 millones.

Rastreros

Los insectos rastreros son aquellos que se encuentran imposibilitados de efectuar vuelos o, si lo hacen, lo realizan con muy baja capacidad. Entre sus diversos tipos están: las arañas, los ciempiés, las cucarachas, los escorpiones y alacranes, las hormigas carpinteras, la hormiga voladora del hogar y el pescadito de plata. Estos también se constituyen en las plagas más comunes a nivel mundial, por lo que se hace necesario aplicar medidas de control de plagas para su prevención y eliminación.

Asimismo, la diferenciación que presentan entre ser insectos sin capacidad de vuelo e insectos con capacidad de vuelvo muy baja, hace que estas medidas de control de plagas deban diferenciarse, debido a que los hábitos y biología de estas especies serán muy distintos a los insectos voladores. Por otro lado, los insectos rastreros son los más abundantes y diversos en climas cálidos, sin embargo, también se encuentran presentes en todos los climas no polares. Asimismo, algunos de ellos tienen la capacidad de vivir en las cumbres más altas del Planeta Tierra.

Voladores

Los insectos voladores son todos aquellos que poseen un gran potencial de vuelo. Entre sus diversas clases pueden encontrarse las moscas, los mosquitos, las avispas, y las polillas, siendo los mayores exponentes de este grupo las dos primeras clases. Asimismo, estos insectos son considerados a nivel mundial como grandes plagas ya que tienen la capacidad de producir graves enfermedades a los seres humanos, por lo que se hace fundamental aplicar diversos métodos de control de plagas. Cabe destacar que debido a su gran poder de vuelo estos medios a utilizar deben ser diferentes a los usados en los insectos rastreros.

Muchos de estos insectos voladores se alimentan de sangre, por lo que son vectores de graves enfermedades infecciosas para los seres humanos, entre estas pueden encontrarse el paludismo (transmitida por algunos los mosquitos), tripanosomiasis africana o la enfermedad del sueño (cuyo transmisor es la mosca tse-tse), la enfermedad de Chagas, el dengue y la fiebre amarilla (siendo su vector, los mosquitos Stegomyia aegypti), filariasis y elefantiasis (mosquitos Anopheles, Culex, Stegomyia, Mansonia), leishmaniosis (transmitida por los mosquitos Phlebotomus), entre otras más.

Taladores

Los insectos taladores son técnicamente conocidos como neópteros (del griego Neoptera, neos, "nuevo" y "alas"; que junto tendría la traducción de "alas nuevas"). Se refieren a una agrupación taxonómica, considerada en algunas ocasiones como una infraclase, en la cual se incluye a la mayor parte de todos los insectos alados, en especifico engloba a todos aquellos insectos que pueden abatir sus alas sobre el abdomen, a diferencia con los pertenecientes al grupo Palaeoptera (Ephemeroptera y Odonata), en los que sus alas permanecen desplegadas en el momento en el que el insecto está en reposo. Cabe destacar que mariposas no tienen la capacidad de plegar las alas, por lo que las mantienen desplegadas de manera vertical encima del cuerpo, sin embargo proceden claramente de antepasados capaces de plegarlas.

Los insectos taladores pueden ser una peligrosa plaga para los bosques y la madera. La producción y recolección de madera se refiere a una cosecha a largo plazo y, dada la cantidad de años en que dicha cosecha tarda en madurar, se encuentra totalmente expuesta durante un gran período de tiempo a innumerables peligros, y uno de los más serios es el ataque de de este tipo de insectos. En este sentido los árboles y la madera son atacados por las larvas de mariposas e himenópteros, larvas de coleópteros y por los insectos taladores más dañinos, las termitas.

Roedores

Los roedores son una clase de mamíferos placentarios y, en la actualidad, cuentan con 2280 especies aproximadamente; es la clase más numerosa de mamíferos que existe en el mundo. En todos los continentes pueden encontrarse estos animales en gran número excepto en la Antártida. Entre los roedores más comunes están las ratas, los ratones, las tamias, ardillas, los castores, puercoespines, jerbos, hámsteres y conejillos de indias. Los roedores presentan filosos incisivos que utilizan para roer la madera, morder a los depredadores y perforar la comida. Muchos suelen alimentarse de plantas o semillas, no obstante algunos poseen dietas de mayor variedad. Algunas de estas especies han sido consideradas como plagas, ya que son portadoras y transmisoras de graves enfermedades y dañan los alimentos y productos.

Ratas

Las ratas son un tipo de roedores de tamaño medio que no exceden los 300 g de peso y los 30 cm, más una cola de similar longitud. Sus patas anteriores son cortas, presentando cuatro dedos y las posteriores son más largas, contando con cinco dedos.

Estos animales presentan cuerpo alargado, orejas largas y hocico puntiagudo. La cola suele ser estirada, casi desnuda y delgada, con pelos cortos y pequeñas escamas; las orejas y los ojos son grandes y su pelaje es espeso, cuyo color puede variar dependiendo de la especie. Asimismo, el vientre de las ratas suele ser más claro; Las hembras son levemente más pequeñas que los machos. Estas constan de cinco pares de mamas, tres inguinales y dos pectorales. Su dentadura posee 32 piezas, presentando 2 incisivos y 6 molares tanto en la mandíbula superior como en la inferior; no tienen colmillos ni premolares. Por lo general, la cola de estos mamíferos puede servir como herramienta para controlar sus saltos, como barra de equilibrio al caminar sobre cables, tubos o cuerdas y también para mantener el equilibrio al momento de nadar.

La mayor parte de estos animales poseen un pelaje corto, suave y denso. En algunas especies, este pelaje suele ser más largo y grueso, un poco lanoso o, por el contrario, áspero. En otras, presentan pelos delgados y largos parecidos a bigotes en la zona del lomo y las caderas que se extienden de 4 a 6 cm por encima del pelaje.

Ratones

Estos roedores conocidos con el nombre técnico de mus, y forman parte de la familia Muridae. Pueden encontrarse entre los fósiles más antiguos de este género, los que datan del del Mioceno superior de Asia y África. El cuerpo de estos roedores está protegido de pelos, y se puede separar en tres partes:

  • La cabeza, donde se halla la boca y los órganos sensoriales (visuales, olfativos, auditivos).
  • El tronco, al cual están vinculados dos pares de miembros.
  • La cola, situada más allá del ano, que es más larga que el tronco y la cabeza.

La cabeza de los ratones está separada del troco por un cuello bien señalado. Las ventanas nasales externas se abren a la cara ventral del morro; un poco más arriba, se halla los bigotes, que funcionan como órganos táctiles. Los ojos de estos animales poseen párpados y la boca, se encuentra limitada por dos labios.

El tronco de estos roedores lleva lateralmente los dos pares de miembros; en su base están localizados los orificios (genital, urinario, anal) y las ubres. Tienen cuatro dedos con garras bien desarrollados en la mano y cinco callosidades palmares. El pie tiene cinco dedos. En la naturaleza, la mayor parte de las clases de ratones es herbívora por lo que consumen todo tipo de granos de las plantas o frutas. Es por ello que estos animales suelen adaptarse muy bien a las zonas urbanas y la mayoría los conoce por comer todo tipo de restos de comida, sobre todo queso.

En cautiverio, estos roedores son alimentados con dieta comercial pildorada para ratones sin embargo, tienen la capacidad de ingerir todo tipo de alimentos tanto en naturaleza como cautividad. Por lo general, estas dietas son completas en términos nutritivos, pero aún existe una amplia diversidad de verduras. También consumen carne y esta procede principalmente de la carroña, a veces perteneciente a otros individuos de su misma especie. Su canibalismo suele ser frecuente en períodos de hambruna, observándose ocasionalmente algunos individuos en situación límite comiéndose su propia cola.

Pájaros

Los pájaros hacen referencia a un gran orden de aves que incluye a más de la mitad de las especies de aves del mundo. Su nombre técnico es paseriformes y, además de conocerlos como pájaros, en ocasiones son llamados aves canoras. Los pájaros son el grupo de vertebrados terrestres más diversificado, presentando más de 5.700 especies identificadas, abarca más de 110 familias, ocupando en este aspecto la segunda posición entre los vertebrados después de los Perciformes, una clase de peces. Asimismo, han tenido una gran capacidad de adaptación a los diversos cambios muy complejos y variados del medio ambiente. Han adquirido la capacidad de posarse en los árboles, hacer uso de sus cantos, realizar diversos y complejos nidos.

Palomas

Las colúmbidas (Columbidae) hacen referencia a una familia de aves del orden Columbiformes que abarca las palomas, las tórtolas y formas similares, totalizando unas 308 especies. Las colúmbidas suelen distribuirse por todo el mundo, menos en el Ártico y la Antártida, y con centro de dispersión en América Central.

Las palomas poseen un cuello y cuerpo robusto y un corto y delgado pico con ceras carnosas. Sus nidos suelen ser débiles y se encuentran elaborados con ramitas, en los que normalmente son incubados dos huevos por ambos sexos. De la naturaleza, estos animales suelen alimentarse de frutos y semillas, de manera artificial, frecuentemente las personas les suministran otros alimentos como por ejemplo, migas de pan. Sus pichones, son alimentados con una secreción denominada leche del buche que se secreta por células especiales. Los dos sexos pueden producir esta substancia totalmente nutritiva para alimentar al joven.

Las palomas poseen un gran sentido de orientación y son unas de las aves que más rápido vuela, logrando alcanzar los 56 km/h. Asimismo, se caracterizan por su agudo sentido de la vista presentando una agudeza visual muy superior a la humana; por ejemplo, la Guardia Costera de los Estados Unidos con frecuencia ubican en sus helicópteros de rescate un par de palomas en la parte inferior delantera de sus helicópteros; estos animales logran visualizar mucho antes que el ser humano tan sólo la cabeza flotante de un náufrago en alta mar, lo cual suele ser casi imposible de ver incluso durante el día. Advierten la presencia del náufrago dando picotazos y con sus rumoreos.

Estas aves son unos de los pocos animales que han logrado adaptarse exitosamente al entorno urbano y muchas de ellas son criadas por los seres humanos. Las personas que crían palomas se denominan colombófilos. En este sentido, de todas las clases de aves que habitan las pequeñas y grandes ciudades, la paloma (Columba Livia) es la más característica. A mediados del siglo pasado, esta especie ha aumentado su cantidad en la mayoría de las ciudades de todo el mundo. Este incremento de las palomas se debe a que los seres humanos facilitan alimento y lugares para elaborar sus nidos. Algunas especies adaptadas al entorno urbano se han convertido en un grave problema en ciudades como Venecia en las que se han tenido que tomar medidas de control ya que la corrosión inducida por las defecaciones de este animal está estropeando gravemente el patrimonio artístico y arquitectónico de dicha ciudad.

La masificación de estas aves puede ocasionar diversos problemas de salubridad, degradación del mobiliario urbano, el patrimonio arquitectónico o la vegetación. También, pueden causar serios problemas en los jardines y en los espacios de almacenamiento de grano. En diversas áreas cuando los cultivos están muy cercanos a las ciudades, pueden originar problemas a la agricultura. Por otro lado, entrar en contacto los excrementos de las palomas representa un alto riesgo para la salud del organismo humano. Entre sus graves enfermedades asociadas con los excrementos de estas aves están: criptococosis, histoplasmosis, y psitacosis.

Por tanto, cuando el volumen de palomas en un centro urbano es superior al número apreciado como tolerable (aproximadamente de media 300-400 palomas/Km2, no obstante puede variar de manera considerable dependiendo de las características de la ciudad), es necesario y fundamental establecer medidas para controlar su población. Este control puede ser local (para atacar problemas presentes en algunas zonas de la ciudad) o un control general (para atacar problemas presentes en la mayor parte de la ciudad) por lo que las medidas a establecer son distintas para cada caso.

Microorganismos

Conocidos también como microbio (del griego “micro”, pequeño, diminuto y “bio”, vida, ser vivo diminuto), es un ser vivo que únicamente puede verse con el microscopio. Estos organismos están dotados de una individualidad que presenta, contrario a los animales y las plantas, una organización biológica básica. La mayor parte de ellos son unicelulares, sin embargo en algunas ocasiones puede tratarse de organismos conformados por células multicelulares o multinucleadas. Gran parte de estos microorganismos son patógenos y pueden causar graves enfermedades a personas, plantas y animales, algunas de las cuales han sido plagas para toda la humanidad desde la antigüedad.

Bacterias

Las bacterias hacen referencia a microorganismos unicelulares muy diminutos, midiendo unos pocos micrómetros (entre 0,5 y 5 μm, generalmente) y presentan varias formas en las que pueden incluirse barras (bacilos), esferas (cocos), hélices (espirilos) y sacacorchos (vibrios). Las bacterias que son procariotas no poseen un núcleo definido ni tienen, en general, orgánulos membranosos internos. Habitualmente presentan una pared celular compuesta de peptidoglicano. Una gran diversidad de bacterias son móviles. La ciencia que se encarga del estudio de las bacterias es la bacteriología, una rama de la microbiología.

Las bacterias son los organismos más cuantiosos a nivel mundial. Son ubicuas, se localizan en todos los hábitats acuáticos y terrestres; crecen hasta en los más extremos como en desechos radioactivos, en los manantiales de aguas calientes y ácidas, en las profundidades tanto del mar como de la corteza terrestre. Algunas de ellas sobrevivir en las condiciones extremas del espacio exterior. Se calcula que puede haber aproximadamente un millón de células bacterianas en un mililitro de agua dulce y 40 millones de células bacterianas en un gramo de tierra. Totalizando, se estima que existen aproximadamente 5×1030 bacterias en el planeta entero. Estos microorganismos son necesarios para el reciclaje de los elementos, ya que la mayor parte de los pasos importantes de los ciclos biogeoquímicos dependen de éstas. Pero, únicamente la mitad de los filos conocidos de bacterias poseen especies que pueden ser cultivadas en el laboratorio, por lo que un gran número (aproximadamente cerca del 90%) de las clases de bacterias existentes aún no ha sido descrito.

El cuerpo humano presenta diez veces tantas células bacterianas como células humanas, con un gran número de bacterias en el tracto digestivo y en la piel. El sistema inmunitario hace que la mayoría de estas bacterias sean inofensivas incluso beneficiosas, sin embargo muchas de ellas pueden ocasionar enfermedades infecciosas como difteria, cólera, lepra, escarlatina, sífilis, tifus, entre otras. Entre las enfermedades bacterianas mortales más comunes se encuentran las infecciones respiratorias.

Hongos

En biología, el término Fungi (hongos) designa a un grupo de organismos eucariotas dentro de los cuales pueden encontrarse las levaduras, los mohos y las setas. Pueden clasificarse en un reino diferente al de los animales, las plantas y protistas. Esto se debe a que poseen paredes celulares formadas por quitina, a diferencia de las plantas, que tienen celulosa. La especialidad de la botánica y de la medicina que se encarga de los hongos se llama micología.

Estos microorganismos se localizan en hábitats muy diversos, estos pueden ser pirófilos o coprófilos. Se pueden clasificar en cuatro grupos: micorrizógenos, saprofitos, parásitos y liquenizados. Presentan un diminuto tamaño y suelen vivir en suelos y cerca de materiales en descomposición y como simbiontes de plantas, animales u otros hongos. Realizan una digestión externa de sus alimentos, secretando enzimas, y que absorben luego las moléculas disueltas resultantes de la digestión. En general, microorganismos como los hongos son los descomponedores primarios de la materia muerta de animales y plantas en muchos ecosistemas, además poseen un papel ecológico muy importante en los ciclos biogeoquímicos.

Los hongos también poseen una amplia importancia en materia económica. Desde el año 1940 se han empleado para producir antibióticos de manera industrial y también enzimas (especialmente proteasas). Algunas clases de hongos son agentes de biocontrol de plagas. Asimismo, otras son completamente perjudiciales para la salud humana y para los animales por sus altos niveles de toxicidad. Las enfermedades ocasionadas por hongos perjudican gravemente a las personas, plantas y otros animales; en las plantas, puede afectar a la seguridad alimentaria de los seres humanos y al rendimiento de los cultivos.

Véase también